VINO DE DICIEMBRE

Do Ferreiro

Do Ferreiro ‘19

Bodega

Bodegas Gerardo Méndez

Variedades de uva

Albariño

Zona

DO Rías Baixas

Elaboración y crianza

3 meses sobre lías

90,00 € Añadir al carrito

La pureza del Albariño
Gerardo Méndez, secundado desde hace algún tiempo por su hijo Manuel, que creció correteando entre viñas centenarias de Albariño, es una de las referencias de calidad sólidas en la DO Rías Baixas. Do Ferreiro es su primera marca pero su segundo vino. Nació con las monumentales viñas situadas junto a la bodega, que dieron lugar a Do Ferreiro Cepas Vellas cuando creció el viñedo familiar. Con esa ampliación se hace Do Ferreiro, un vino que se acerca mucho a las enormes cualidades de su hermano mayor. Es un blanco que destaca por su sofisticación, incluso entre los más refinados albariños, con fragancias frutales muy refinadas y un paso de boca serio, fresco y amplio. Exponente de las mejores versiones de la elegante uva Albariño.


LA CATA


Aspecto

Amarillo pajizo muy pálido.


Nariz

Recupera fragancias que se han hecho escasas en los albariños actuales. Potentes y finos aromas frutales, florales y herbáceos balsámicos, tonos de cítricos, azahar y bosque húmedo, toques de eucalipto y laurel, fondos minerales (yodo) y almizclados.


Boca

Armonioso en la boca, con perfecto equilibrio acidez-grado-cuerpo, centro glicérico alegrado por una viva y conjuntada acidez que transmite sensaciones de fluidez y frescura, muy suave, seco, sabroso, expresivo y elegante en los aromas de boca, con muchos matices que se proyectan a un final de boca amplio y sugestivo.


Evolución

Blanco de larga vida; aún desarrollará sus matices al menos hasta 2025 o 2026; después moderará la potencia aromática pero mantendrá la complejidad, el nervio y el vigor hasta 2030 o más.


Servicio

Temperatura: 6ºC. No precisa decantación ni oxigenación.


Gastronomía

Su mejor compañía son los productos del mar con cierta enjundia, caso de los mariscos en guiso, los pescados azules (ventrisca de atún) y grasos (salmón, incluso si es ahumado) y los cefalópodos, como el pulpo a la brasa o los chipirones rellenos. Platos fríos, como la ensaladilla de salmón o los pasteles de pescado y de marisco o fiambre de ave, frituras (croquetas) y empanada de hojaldre.Es perfecto para toda la gama de productos del mar, coronados por los mariscos en todo tipo de elaboraciones, desde las más sencillas (crudo) a los guisos (changurro) y los sabores yodados (percebes); los pescados blancos al horno y a la sal, alegra los elaborados al vapor y complementa muy bien los sabores rotundos de los pescados azules (sardinas, atún), incluso los ahumados ligeros; cefalópodos, pastel de marisco o de pescado y hasta platos sencillos de carne blanca se ven ensalzados por la estupenda acidez del vino.